¿Alguna vez al despertarte cada mañana has deseado romper para siempre con ese amigo que marca tus horas?
Si alguna vez has soñado ese pequeño instante, entonces eres uno más de la "comunidad Satori".

Satori nace de un sueño y los sueños a veces se cumplen. Cuando menos lo esperas, aquello que tu imaginación ha dibujado con aromas, colores, pequeñas sensaciones, un sonido casi imperceptible, apenas un murmullo; todo eso va tomando forma sin saber muy bien como ni porqué.

La vida es sabia, va guiándote sin prisas a un lugar que ni siquiera hubieras imaginado. Sólo hace falta estar atento y saber escuchar.

Nosotros creemos en los sueños, en la imaginación y ahora sabemos por nosotros mismos que cuando deseas algo firmemente, el universo va haciendo que ese anhelo tome forma sutilmente, muy poco a poco y se abra paso un camino desde algún lado, ese que se nutre de bondad y de energía y el regalo se haga presente...real.

Ahora, después de un duelo complicado entre lo que queríamos y lo que debíamos, lo que podíamos y lo que teníamos, lo que vivíamos y lo que soñábamos, después de muchas conversaciones sobre como seguir con una vida que no compartíamos, jugando un juego que no sentíamos nuestro, luchando cada día en pro de un sueldo para llegar a no se donde y pagar no se qué, decidimos apostar todo a una carta que todos tenemos guardada en el bolsillo y nos da tanto miedo utilizar. Decidimos apostar por la ilusión, decidimos buscar el prado verde, el arrullo del agua, el olor de las flores, el paseo con nuestro perro. Decidimos coger el regalo que la vida nos ponía delante y vivir rodeados de aquello que nos gusta y compartirlo con todos los que cierran los ojos y buscan el mismo prado, el mismo río, el mismo aire... con todos aquellos que, como nosotros, creen que el momento que vives merece la pena ser disfrutado, sencillamente, sin mas...

El pasado queda atrás, el futuro ya vendrá, el presente, el momento que estas viviendo ahora mismo es lo que tienes; ese agua, esa flor, ese aire... un enorme lienzo en blanco que espera para que tú cojas el pincel y empieces a pintar.

Hoy Satori es ese lienzo en blanco que hace un tiempo decidimos pintar, todavía faltan retoques, alguna pincelada queda por dar, pero lo más importante esta hecho y se asemeja bastante a lo que un día teníamos en nuestra imaginación.

Ahora falta que tú quieras compartirlo con nosotros y seguir soñando porque a veces los sueños sí se cumplen.